Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Un viaje en autobús de Huesca a Francia en 1935 para ver el Tour

La Tierra, 22 junio 1935

La Ayerbense anunciaba en junio de 1935 su proyecto de un gran viaje en autobús a la vecina Francia. Se publicó en los tres diarios oscenses de entonces (El Diario de Huesca, La Tierra y El Pueblo) a lo largo de varias ediciones. El anuncio explicaba que esta empresa «tiene en construcción un modernísimo coche con todos los adelantos habidos hasta hoy». Se pensaba inaugurar con «un viaje a Francia en combinación con la Vuelta a la misma en bicicleta». Se podía solicitar más información en la administración de la empresa, calle Berenguer, número 2, o en el teléfono 314. Se programó para el 18 de julio, según información publicada el día 9 de ese mes en La Tierra y El Diario de Huesca. Eligió mal día para el anuncio porque, en esa misma fecha, este último diario abría la sección de Deportes con los problemas para los españoles en la ronda gala: «Perdida la moral y a causa de sus sufrimientos abandonan la Vuelta los corredores españoles Cañardo, Trueba y Ezquerra».

Itinerario del Tour 1935 (wikipedia)

Ese año, el Tour se acercaba a tierras aragonesas en dos etapas: Luchon -Pau y Pau-Burdeos. El calendario de la Wikipedía no coincide en estas etapas con la fecha de la excursión, pero no se indica que se suspendiera. Poco después, se suspendió otro viaje y se anunció la circunstancia. El Tour de 1935 se puede seguir en este enlace: https://fr.wikipedia.org/wiki/Tour_de_France_1935.

Un año antes, con el mismo motivo, se había organizado una excursión al Tourmalet para ver el Tour. El 14 de julio 1934 se anuncia La Ayerbense, indicando  que aprovechaba «esta gran oportunidad para poder presenciar el ascenso a este puerto por los corredores ciclistas, que tan brillantemente actúan en la VUELTA A FRANCIA, organiza un gran viaje de turismo a este punto. Por si esto fuera poco, con el propósito de darle un aliciente mucho mayor, hará el siguiente itinerario». El recorrido era bastante completo: «SALIDA de HUESCA: El día 21, a las 14 30, para llegar a cenar y dormir en PAU (Francia).—  Salida de Pau a las ocho de la mañana del día 22 para llegar a LOURDES a las nueve de la mañana. Permanencia en esta capital una hora, continuando el viaje a GARVANIE, llegando a este maravilloso paraje a las once de su mañana. Visita y comida en esta localidad.— Salida a las 15 para llegar a CAUTERES (Puente España), a las 17. Cena y pernocta.— Salida de Cauterés el día 23, a las siete, para llegar al TOURMALET a las nueve, donde podrá verse el paso de los corredores. Continuación del viaje hasta BAÑERES DE BIGORRE y comida.- Salida de Bañeres a las 15 y llegada a LOURDES a las 15’30. Pasando a continuación por ARGELES, LARUNS, EAUX BONNES, SALLENT DE GALLEGO, BIESCAS, JACA y llegada a Huesca de las 21 a 22. PRECIO del VIAJE, incluido pasaporte, 33 Ptas.— Inscripciones hasta el día 17, a las siete de la tarde, en BERENGUER, 2, Dpldo. (Administración). NOTA.—-Se admiten también viajeros solamente a LOURDES». 33 pesetas daban entonces para muchas cosas.

Las mochilas solitarias y la felicitación de un cumpleaños

Apeadero de Riglos, 1954-59. Ediciones Darvi, Zaragoza

Hay una fotografía del apeadero de Riglos con dos montañeros y sus mochilas en el andén, muy utilizada en distintos tiempos y publicaciones relacionadas con el ferrocarril. La que acompaña a estas notas debe ser del mismo día. Los montañeros dejaron el protagonismo en el andén a sus mochilas.

La fotografía ha servido para motivo de una postal, editada por el fotógrafo zaragozano Daniel Arbonés Villacampa, más conocido como Ediciones Darvi, nombre comercial de la empresa fundada en 1954 y que figura en esta postal (Carmelo Tartón, Los fotógrafos aragoneses). Lo interesante, aparte de la fotografía de Arbonés, es el uso que tuvo. Sirvió a su firmante, Aurora, para cumplir dos objetivos. Veamos.

Primero fue una felicitación: «muchas felicidades le deseo en el día de su cumpleaños en compañía de toda su familia y un abrazo a su mamá de Aurora. Agosto 11/8/59». Lleva una postdata, que sería el segundo objetivo: «el día que ustedes me digan iré a Madrid. Mamá está mejor pero tenemos que ir a Huesca, pero no sé qué día». La misiva está dirigida a la señorita María del Carmen…, domiciliada en una céntrica calle de Vitoria.

Hasta aquí lo que se ve. Las mochilas solitarias invitan a imaginar una historia, sobre todo si no se conoce que tenían dueño, como se ve en otra postal de esta serie. Y para soñar, nada mejor que leer el texto. Tal vez sea una señora que trabaja para la familia de la persona que cumple años. El detalle implica afecto, pero se mantiene el uso del usted. Madrid, Vitoria y Huesca forman un grupo urbano peculiar. Ya está. Una familia madrileña tiene sus orígenes en Vitoria, donde pasan el verano. El servicio de la familia es de Huesca y aprovecha la felicitación para ponerse a su servicio cuando haga falta. Me parece. Si no es así, me lo he pasado muy bien pensándolo y te invito a que te plantees una historia relacionada con el texto de la postal. Es un ejercicio curioso.

Apeadero de Riglos, 2019

Construcción del Gran Hotel en el balneario de Panticosa

Balneario de Panticosa en 1895 (foto publicada en 1898)

Una vista de conjunto del balneario de Panticosa fue una de las fotografías publicadas en el segundo volumen de la publicación «Panorama Nacional» de 1898. Entre los elementos de información que ofrece la foto es que el Gran Hotel estaba en obras. El 98 fue un año complicado para el país, pero en Panticosa se vivió, por lo visto, completando su oferta para atender al buen número de bañistas que llegaban de puntos bien distantes de la geografía española. El viaje se redujo bastante desde 1893, al entrar en servicio el ferrocarril hasta Sabiñánigo.

La foto debió hacerse en el año 1895. El Gran Hotel estaba en obras (entraría en servicio un año después) y todavía se ve la Fonda franco española, que fue destruida por un incendio en la noche del 6 al 7 de enero de 1896. La fonda es el edificio con forma de «L» que hay a la derecha de la foto.

Firmaba la imagen «Muñoz, fot.; Lérida».  V. Muñoz fue el primer fotógrafo de Lérida que trabajó de forma sistemática las imágenes de exteriores. Su trabajo de comercializó, entre otras maneras, a través de las postales que editaba la empresa madrileña Fototipia de Hauser y Menet (https://quinalafem.blogspot.com/2012/04/126-victoriano-munoz-fotografia.html).

«Panorama Nacional» es una colección de láminas que reproducen fotografías de toda la geografía española en el momento de su publicación. Son edificios monumentales, civiles y religiosos; panorámica de ciudades; escenas de la vida cotidiana; pinturas y esculturas. Se agruparon en dos tomos, uno editado en 1896 y otro en 1898. El editor fue Hermegildo Miralles. Se imprimió en Barcelona.

Balneario de Panticosa en 2020

1928: cuando en Huesca se apostaba por la comunicación entre los periodistas aragoneses

Revista «Aragón», nº 28, enero 1928, pág. 9

El primer tercio del siglo XX estuvo muy animado en la prensa oscense. Cabeceras, nombres propios, competencia, asociacionismo profesional… Los periodistas oscenses estuvieron muy entretenidos. Poco a poco se profesionalizaban las redacciones, pasando del periodismo como segunda actividad a constituirse en la principal. Poco a poco. Los años 20 no fueron una excepción, siempre en función del momento político, que continuamente daba sorpresas.

La revista Aragón, editada por el SIPA, publicó en enero de 1928 un amplio artículo sobre el estado de la prensa aragonesa. Es muy interesante porque recogía la prensa urbana y la rural. Había colaboraciones de responsables de distintos diarios. Entre ellas figuraba la de Miguel Sánchez de Castro, director en ese momento del diario oscense La Tierra.

Sánchez de Castro reivindicaba la necesidad de unir a todos los periodistas para un mejor logro de sus objetivos, destacando el papel que jugaban en la sociedad: «convendría el tacto de todos, la inteligencia más perfecta entre los de una misma localidad, la comunicación de los de una misma región y de la patria para llegar a la confederación internacional, pues los problemas generales son idénticos, aunque las circunstancias de lugar y de tiempo las condicionen y concreten, y nada humano le puede ser ajeno».

El director de La Tierra planteaba la necesidad de crear una asociación de periodistas aragoneses: «esbozada queda la idea para que la recoja quien se crea autorizado para ello y convoque a los periodistas de nuestra región en Zaragoza el día en que se celebre ‘El Día de Aragón’, a ver si se logra la inteligencia entre los periódicos, se concretan los problemas regionales y se emprende la acción conjunta que nos lleve al triunfo de la Justicia y del Derecho». La cosa no tuvo un eco inmediato y habría que esperar a 1991 para ver constituida la Asociación de la Prensa de Aragón. Sánchez de Castro debió prever algo así, porque en el título indicó «por si cuaja». El artículo incluye otras cuestiones útiles para comparar cómo se veía entonces la profesión y cómo la ven algunos ahora.

Este es el artículo entero:

Aragón, nº 28, enero 1928, pág. 9

CABALLEROS DEL IDEAL

POR SI CUAJA

Se dice que la Prensa es el cuarto poder y yo opino que es el primero, pues unas veces recoge la opinión, otras la encauza, la dirige o la forma y siempre la determina y concreta, y de esa determinación brota la organización social, el Estado, que es el organismo que realiza las complicadas funciones de la vida de los pueblos.

El periodismo, pues, en interés social, no puede ni debe de ser empresa económica, sino empresa de ideales, aunque lo económico sea necesario para su vida, cosa, por otra parte secundaria, ya que asegurada la tendrá si es verdaderamente órgano de opinión.

El periodista, que lo que él sea será el periódico, debe de ser un idealista, en el más amplio sentido de la palabra, tener sólida cultura y templada voluntad para dedicarse al sacerdocio que acepta voluntariamente en favor del progreso humano.

Por lo que entiendo que a tales fines convendría el tacto de todos, la inteligencia más perfecta entre los de una misma localidad, la comunicación de los de una misma región y de la patria para llegar a la confederación internacional, pues los problemas generales son idénticos, aunque las circunstancias de lugar y de tiempo las condicionen y concreten, y nada humano le puede ser ajeno.

Esbozada queda la idea para que la recoja quien se crea autorizado para ello y convoque a los periodistas de nuestra región en Zaragoza el día en que se celebre «El Día de Aragón», a ver si se logra la inteligencia entre los periódicos, se concretan los problemas regionales y se emprende la acción conjunta que nos lleve al triunfo de la Justicia y del Derecho.

Miguel Sánchez de Castro

Director de La Tierra.

Huesca y Diciembre de 1927.

Cuando los viajes en tren desde Huesca acababan en Tardienta o Ayerbe

Horarios de trenes y autobuses en Huesca el año 1933 (El Pueblo, 17 agosto 1933)

En 1933 estaba en servicio la línea internacional de Canfranc. Los habitantes de Huesca, para acceder a  ella, debían  viajar hasta Ayerbe porque los trenes circulaban por la variante de Turuñana. Para ir a Zaragoza o Barcelona había que ir a Tardienta, como siempre se había hecho desde 1864, cuando entró en servicio la línea Tardienta-Huesca. El repaso a un anuncio publicado en el diario oscense El Pueblo el 17 de agosto de 1933 nos permite recordar qué servicios había para viajar en tren o autobús en esas fechas.

Estación de Huesca en 1932. Foto José Oltra, Fototeca de la Diputación de Huesca. Publicado en «Ni contigo ni sin ti. Siglo y medio de ferrocarril en Huesca»

Había once servicios de ida y otros tantos de vuelta en la estación del ferrocarril. Los destinos eran Zaragoza, Tardienta y Ayerbe. Había un servicio Huesca-Zaragoza que salía a las 7,30 de la mañana y regresaba a las 21,47 horas. El resto de servicios tenían como destino Ayerbe, para enlazar con los venían de Zaragoza, vía Turuñana, y se dirigían a Canfranc, o bien con destino Tardienta, para enlazar allí con los que se dirigían a Zaragoza o a Barcelona.

Por ejemplo, el tren que salía de Huesca a las 10,45 combinaba en Tardienta con el correo que iba a Barcelona, a donde llegaba a las 19,30 horas. El que salía a las 15,45 hacía lo propio con el rápido de Zaragoza que llegaba a Barcelona a las 22,30 horas.

Los convoyes eran correo, mercancías y tranvías, según servicios. Había cuatro hasta Ayerbe, dos matinales y dos vespertinos, y siete a Tardienta, incluyendo el de la mañana que llegaba a Zaragoza. Tres eran por la mañana y cuatro por la tarde.

Locomotora Norte nº 94, saliendo de Huesca dirección Tardienta. Fototeca de la Diputación de Huesca. Publicada en «Ni contigo ni sin ti. Siglo y medio de ferrocarril en Huesca»

El anuncio del periódico recoge también once líneas de autobús: Zaragoza, Barbastro, Sesa-Sariñena, Almudévar-Tormos, Alcalá de Gurrrea, Ayerbe (por Bolea-Loarre), Colungo, Laluenga, Robres, Grañén y Bespén. Excepto el de Zaragoza, que salía a las 8,40 y regresaba a las 19,30, todos los demás venían  a Huesca desde la localidad de origen por la mañana y regresaban a primera hora de la tarde.

La ermita que tornó en pilaret y refugio de pastor

Pilaret en la ermita de San Vicente de Lascuarre

Lascuarre es una localidad ribagorzana, cabecera de un municipio que merece una visita detenida. Será en varios plazos para poder recrearse en cada parada. La página web de su ayuntamiento incluye el listado de referencias. El núcleo en sí, el castillo de los moros, casas dispersas por el entorno, el castillo de la Millera en lo alto de la sierra o la ermita que tornó en pilaret y refugio de pastor forman una sugerente guía de paseo. Hoy nos quedamos aquí.

En el camino que va de Lascuarre a Luzás, casi enfrente de Casa Visalluga, están las ruinas de un primitivo templo (tal vez románico) dedicado a San Vicente. Al lado de la pista, entre carrascas, ofrece una imagen bien distinta a la que tenía cuando fuera consagrado. Era un edificio de pequeñas dimensiones, ábside semicircular y planta rectangular. Todo propio de una construcción según pautas románicas. Pero no está claro que lo sea.  Francisco Martí, en su blog sobre el románico ribagorzano, recoge esta ermita pero cree que «es una muestra más de la supervivencia de formas románicas en la arquitectura popular más allá de su época». Manuel García Omedes, en su blog sobre románico aragonés, considera que «por su aspecto, bien pudo ser edificado en las postrimerías del XI».

Ábside de la ermita de San Vicente de Lascuarre

El tiempo es implacable con la arquitectura si el mantenimiento no es el necesario. Una iglesia construida para que una comunidad celebre el culto puede acabar siendo un montón de escombros, cuya memoria se ha perdido o permanece por un topónimo.

En este rincón de la Ribagorza la ermita de San Vicente de Lascuarre ha seguido un camino diferente. En un momento determinado, al desaparecer el uso religioso y arruinarse la obra, se levanta con sillares del templo un pilaret (peirón o pairón en otros lugares). Es un sencillo monolito, coronado por una hornacina con la imagen de un santo o una virgen. Podría pensarse que aquí se dedicaría a San Vicente, como titular que era del templo románico. Francisco Martí, en su blog sobre pilarets de Ribagorza, indica que aprovecha «quizás lo que fue una espadaña». De cualquier manera, es una agradable sorpresa que nos espera junto al camino de Lascuarre a Luzás.

Restos del ábside de San Vicente de Lascuarre

El parque de Huesca y un «tuit analógico» de los años 40 (me parece)

Parque municipal de Huesca. Postal sin autor ni fecha de edición

Los textos de las postales son micro relatos generalmente de ambiente familiar. Frente al detalle de la carta, que podía ser extensa como se quisiera, la postal era un tuit analógico. El espacio limitaba el mensaje. Había que centrarse en lo importante: «Queridísima madre: ya sé por Joaquín que continúas bien y tocas el piano; yo me acuerdo mucho de ti y pido a Dios que te ponga pronto buena. Abrazos de María Teresa y Román, besos de los niños y tú recibe el cariño de tu hija…». Ya está. 190 caracteres sin espacios y 236 con espacios (contando el nombre que no figura aquí).

En este caso, el mensaje estaba en la parte posterior de una foto del parque municipal Miguel Servet. Era su paseo central. Varias personas estaban en algunos de los bancos. Unas niñas completaban la escena. Todo muy tranquilo.

La postal no lleva fecha. Pero hay dos elementos que permiten limitar las posibilidades: ni está el grupo escultórico de Ángel Orensanz (inaugurado en 1963), ni el monolito levantado frente al estanque (colocado en1950). Este último año es el límite. De ahí hacia atrás podría mejorarse sabiendo cuándo se colocaron los elementos del monumento en el paseo central que aparecen en la postal. Por ejemplo.

Modesto Olivés Marro: la defensa de la prensa rural en el Barbastro de los años 20

Foto publicada en la revista Aragón, enero de 1928

El periodista barbastrense Modesto Olivés Marro dirigió en la década de 1920 un interesante proyecto periodístico en su ciudad natal. Lo tituló Renovación. Fue, además, acérrimo defensor de la prensa local, reclamando a la asociación provincial de periodistas de Huesca su apertura a los profesionales del mundo rural.

Otro destacado barbastrense, Ramón Martí, lo describió como un «periodista nato, de pluma ágil, al servicio de una visión certera de los intereses de Barbastro». Renovación, añadía Martí, «fue en una primera época semanario, para convertirse luego en diario, con un total de ocho años de pervivencia y prestigio».[1]

Bajo el lema de Costa «Despensa y Escuela», Renovación contribuía desde Barbastro «al desarrollo de la cultura y de la riqueza nacionales», fomentando «los Riegos del Alto Aragón y la construcción de escuelas locales y nacionales en general» según relataba su director en 1928.[2]

En 1922, Olivés Marro fundó y dirigió Renovación, primero como semanario independiente y, desde 1929 hasta 1930, como diario. Se imprimía en la imprenta Moderna Castillón, de Barbastro.[3] Era «de inspiración republicana».[4] El cambio de periodicidad, de semanario a diario, se produjo el 2 de julio de 1929.[5] .

La nómina de redactores y colaboradores fue amplia. En 1928, Modesto Olivés apuntaba que en «su redacción se han distinguido por su entusiasmo, el eminente pedagogo D. Agustín Sin (Ribagorzano), y por su constante y acertada colaboración los jóvenes, Serafín González (Bohemio) y José María Oin (Taf). Cuenta como colaboradores a los Sres. Isidro Comas (Almogávar), Bonifacio García de Menéndez, Juan Llorens, Mario Alegría, Tomás López de la Casa y otros».[6] Entre estos «otros» podríamos colocar a: «I. Castillón, W. Salinas, J. M.ª Viu, J. Martí».[7]

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cabecera-de-renovacion.jpg
Cabecera de Renovación (Aragón, enero de 1928)

Olivés fue un decidido defensor de la prensa local. Escribió que «podrá haber periódicos nacionales, regionales y comarcales, pero solo considerando su radio de acción, debería hablarse de periódicos grandes y pequeños, ya que en el fondo y en su  esencia no existen tamaños ni medidas». Para este periodista barbatrense, «el periódico comarcal es íntegro y completo, como los más famosos rotativos. Tan completo como ellos. Y, si no tiene latente el problema financiero que le origina de consuno la fuerza natural de los intereses creados, sufre en cambio el duro problema de la pobreza que resuelve edición por edición, a costa de sacrificios incruentos que nadie comprende ni pondera».

Considera que «la prensa pequeña que desdeña el lector, día tras día, escuálida de numerario pero henchida de fe» tiene algo de apostolado y «se sostiene por el tesón indómito de su ideario, jamás por negocio. Vive de tal manera adherida al ideal de la región, en un tan estrecho abrazo espiritual, que hasta los pequeños dolores del terruño le sugieren lamentos de condolencia e impúlsanle a buscar el remedio posible para aliviarlos y evitarlo». Concluye que «la prensa chica es algo que merece más protección y más respeto».[8]

Figura como uno de los promotores en Aragón de una asociación de la prensa rural con ámbito nacional.[9] En este mismo contexto, reclamó desde el diario que dirigía la renovación de la Asociación provincial de periodistas de Huesca para que fuera realmente provincial, acogiendo a los profesionales de la prensa rural.[10]

El diario madrileño La Libertad publicó en 1930 un artículo sobre Barbastro y la actividad que se desarrollaba en la ciudad en ese momento. Su autor, B. García Menéndez, afirmaba que «hasta ha surgido, como manifestación de vida, el diario Renovación, que logra una publicidad comarcal de los más intenso dentro de las posibilidades de esta heroica prensa rural». Y destaca la creación de la redacción, «bajo el ingenio y el celo del periodista batallador Modesto Olivés». En ella, sus redactores, «seis u ocho muchachos» según García Menéndez, «rompen el hielo de la ciudad muerta y siembran el páramo espiritual de sugestiones e iniciativas».[11]

Primera página de un ejemplar de Renovación (unedbarbastro.es/exposiciones)

Olivés Marro fue secretario de la Junta Social del Cinca y un defensor acérrimo del Plan de Riegos del Alto Aragón. En diversas ocasiones, sus artículos sobre este plan de riego publicados en Renovación se recogían en El Diario de Huesca. Esa relación continuó en el tiempo. Siempre colaboró con la prensa oscense. Así, en una nota de sociedad del diario La Tierra, en 1923, se le cita como director del semanario Renovación de Barbastro y «activo corresponsal de La Tierra en aquella ciudad».[12]  Modesto Olivés fue mencionado en 1935 como redactor y colaborador El Diario de Huesca.[13]


[1] Diario del Altoaragón, 30 marzo 1990.

[2] Aragón, enero 1928.

[3] https://www.unedbarbastro.es/exposicionesHistorial/2003/314/cruzado3.asp. Consultado el 18 febrero 2021.

[4] Diario del Altoaragón, 4 diciembre 2004.

[5] El Diario de Huesca, 20 junio 1929.

[6] Aragón, enero 1928.

[7] Blasco García, Francisco. «Barbastro, Historia de la prensa de». Entrada en la Gran Enciclopedia Aragonesa, pág. 394, UNALI, Zaragoza, 1980.

[8] Aragón, enero 1928.

[9] La Voz de Aragón, 1 diciembre 1928.

[10] El Diario de Huesca,  4 septiembre 1929.

[11] La Libertad, 15 febrero 1930. El artículo se titulaba «Barbastro, el Pirineo y un nuevo camino». Se refería al proyecto de línea ferroviaria Bilbao-Barcelona, que hubiera pasado por Barbastro. Está fechado en esta ciudad, en febrero de 1930.

[12] La Tierra, 3 marzo 1923.

[13] El Diario de Huesca, 8 septiembre 1935.

En 1985, el termómetro bajó en Huesca a los -13 grados tras una fuerte nevada en la víspera de Reyes

Foto de portada del 6 enero 1985 en Nueva España

El 5 enero 1985 cayó una espectacular nevada en toda la provincia de Huesca. El paso siguiente del temporal se produjo un día después. En la noche siguiente, el termómetro marcó casi 13 grados bajo cero en el observatorio de la Escuela de Vuelo sin motor de Monflorite.

En situaciones como la actual, según la edad que tengas, surjen recuerdos y comparaciones. En aquella ocasión el temómetro tardó 15 días en superar los 0 grados, si no me falla la memoria. Supongo que la foto de portada, que entonces no se firmaban, sería de Víctor Ibáñez.